Los taninos, un grupo de compuestos amargos y astringentes, se pueden encontrar abundantemente en la naturaleza. Están presentes en la madera, la corteza, las hojas y los frutos de plantas tan diversas como el roble, el ruibarbo, el té, la nuez, el arándano, el cacao y las uvas.

Además de sus principales aplicaciones en la fabricación y teñido de cueros, los taninos se utilizan en la clarificación del vino y la cerveza, como un componente para reducir la viscosidad del lodo de perforación para pozos de petróleo, y en el agua de la caldera para evitar la formación de incrustaciones.

Debido a sus propiedades estéticas y astringentes, el tanino se ha usado para tratar la amigdalitis, la faringitis, las hemorroides y las erupciones cutáneas; Se ha administrado internamente para controlar la diarrea y el sangrado intestinal y como antídoto para los venenos metálicos, alcaloides y glucosídicos, con los que forma precipitados insolubles. Solubles en agua, los taninos forman soluciones azul oscuro o verde oscuro con sales de hierro, una propiedad utilizada en la fabricación de tinta.

Nosotros los usamos para la fabricación de curtientes de la mejor calidad del mercado, pregunta por nuestros productos.